Recibir nuestro boletín electrónico

Unidad, organización y lucha en la DINAC podrán frenar la entrega de la soberanía PDF Imprimir Correo electrónico
PARAGUAY
Escrito por PT - Paraguay   
Jueves 31 de Marzo de 2011 00:08
Nuestra soberanía nacional, el patrimonio público y los puestos de trabajo de centenares de trabajadoras y trabajadores están frente a una letal amenaza.

En el mes de octubre de 2010, el presidente Fernando Lugo presentó personalmente, acompañado de su ministro de Obras Públicas, el liberal Efraín Alegre, un proyecto de ley para dar en concesión por 30 años toda la infraestructura de los principales aeropuertos del país al capital privado, muy probablemente extranjero.

En el 
Senado ya se aprobó el proyecto de ley y en Diputados se estudiará en este mes de marzo. Sólo la unidad, la organización y la lucha de los sindicatos de la DINAC con la solidaridad del movimiento de masas podrán frenar esta nefasta política del gobierno y el Parlamento. Lo de “concesión” no pasa de un eufemismo, un término más digerible, que disfraza el verdadero contenido del proyecto: la privatización, la entrega, el negociado. Eso lo sabe cualquier activista social o persona mínimamente informada.

El proyecto del gobierno ya tiene media sanción en senadores. La Cámara de Diputados prevé tratar el tema el 24 de marzo. Lo más probable es que se apruebe pues allí corren muchas influencias políticas, monedas de cambio y coimas multimillonarias para entregar el patrimonio nacional al capital privado y extranjero por migajas. Los de arriba, los gobernantes, los empresarios y los poderosos están dispuestos de regalar el aeropuerto y, con ello, muchos y muchas funcionarias de la DINAC perderán sus puestos de trabajo. Solo existe un camino para detener este negociado y para defender el empleo: la lucha, la unidad, las movilizaciones con otros sectores sociales, la huelga en el aeropuerto.

Si no paramos el aeropuerto, esto se privatiza con la consecuente ola de despidos. Las compañeras y compañeros que queden por alguna razón, tendrán un empleo mucho más precarizado. Es urgente comenzar a discutir y a organizar la huelga en el aeropuerto, hacer escuchar nuestra voz de protesta, en defensa de nuestro trabajo y de la soberanía nacional.

Una historia de lucha y resistencia

Nuestro pueblo, al igual que los demás pueblos de América Latina, conoce los efectos de las privatizaciones de empresas, recursos y servicios públicos. Sabemos que con el cuento de la “modernidad”, del “progreso” y de que “lo privado es más eficiente que lo público” lo que se dio en nuestro continente, sobre todo en los años noventa, fue un saqueo brutal –sólo comparable con la colonización europea- de recursos naturales, energéticos y de patrimonio nacional a favor de un puñado de empresas multinacionales. En el Paraguay, durante el gobierno colorado de Juan Carlos Wasmosy se privatizaron o “capitalizaron” varias empresas públicas, como Aceros del Paraguay (ACEPAR) y Líneas Aéreas Paraguayas (LAP). Todas y todos sabemos cómo terminan esas historias: LAP dejó en la calle a muchas y muchos trabajadores y Acepar, con el saqueo implacable de Taselli, miles de proveedores sin cobrar y más de 300 trabajadores y trabajadoras en la calle.

En el 2002 y el 2005, durante una feroz arremetida imperialista que exigía a los gobiernos títeres la aplicación de leyes “antiterroristas” y la entrega de empresas estatales estratégicas, los gobiernos colorados de González Macchi y Nicanor Duarte Frutos, respectivamente, impulsaron ambas medidas.

Pero ni bien se estaban frotando las manos por el jugoso negociado cuando el pueblo organizado, sobre todo el movimiento campesino, salió a las calles y, en heroicas jornadas entre las cuales cayó asesinado el compañero Calixto Cabral, se frenó y derrotó a los vendepatria.

Fueron miles en las calles, cientos en los piquetes, cientos en los cortes de ruta. Solo así el pueblo venció. Luchando organizado, coordinado, articulado, golpeando como un solo puño. Y el imperialismo y sus agentes locales tuvieron que archivar sus proyectos colonizadores.


Coordinadora Antiprivatista Calixto Cabral
 
Tuvo que llegar el ex obispo para impulsarlos de nuevo. ¡Y cómo costó que el movimiento social, aletargado y con confianza expresa en el presidente, reaccione ante los proyectos privatistas de este gobierno! Sin embargo, como muestra del potencial combativo de nuestro pueblo, se conformó la Coordinadora Antiprivatista Calixto Cabral, un espacio de articulación de todos los sindicatos unidos de la DINAC, de movimientos sociales y de partidos políticos de izquierda, de la cual también forma parte el PT. Una conquista, sin duda, lograr la articulación es el primer paso.

En este sentido, Carlos Achucarro, trabajador de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil DINAC y dirigente del Sindicato Cielo Paraguayo, resaltó que “hubo un inicio promisorio, realizamos varias acciones como el Panel Debate en el Cabildo y el Acto frente al Panteón, con lo cual pudimos instalar el tema y hacer oír la otra campana del tema, pues hasta entonces sólo se conocía el proyecto del gobierno”.

En efecto, ese Panel Debate, denominado “Mentiras Alegres” contó con la presencia de casi 200 compañeros y compañeras. Al Acto frente al Panteón fueron más de 400 personas, de distintas organizaciones sociales y políticas.

Posteriormente, en diversas volanteadas en las entradas y oficinas de la DINAC, se fue construyendo la huelga general en el aeropuerto Silvio Pettirossi. Se hicieron varias asambleas en donde se resolvió parar en forma escalonada. Al respecto, José Villalba, dirigente del Sindicato Operativo de Trabajadores Aeroportuarios (SOTA), expresó que en la última asamblea se resolvió ir a la huelga y solidarizarse con la lucha de los compañeros y compañeras de Puertos, también amenazados por el proceso privatista.

Cabe destacar que la Coordinadora articula fuerza no solo con relación a los aeropuertos sino que se plantea ser un polo de resistencia y lucha contra todo tipo de plan privatista, en el que, como es sabido, figuran además las rutas, la hidrovía, el puerto de Asunción etc.

La importancia de la unidad y solidaridad

José Villalba destacó la importancia de la articulación entre los sindicatos de la DINAC y de éstos con otras organizaciones sociales y políticas en el Coordinadora diciendo: “Fue mediante a esta articulación que ya hemos conseguido importantes logros, fue gracias a los partidos de izquierda y demás organizaciones que logramos evitar que se trate el proyecto en enero o febrero, porque hay que recordad que Efraín iba a tambor batiente y ni siquiera quería esperar que comience el periodo parlamentario, quería aprobar durante el receso, en la Comisión Permanente que presidía el diputado Salustiano Salinas”.

Achucarro destacó que, en las últimas semanas, la Unión de Camioneros del Paraguay, la Asociación de Chacarita y los sindicatos de Puertos y los sindicatos del sector transporte expresaron su intención de unirse a la Coordinadora y realizar acciones comunes. “Se está proyectando una movilización importante de todos los sectores frente al parlamento y una huelga en el aeropuerto, acompañando la huelga del transporte del 7 de marzo”, dijo el dirigente aeroportuario.

Julio López, presidente de la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT) manifestó que “la unidad para luchar es lo único que puede frenar este proceso de entrega y pérdida de nuestra soberanía. Esta es una causa nacional y todos debemos estar en pie de lucha para defender el patrimonio del Estado y de las y los trabajadores. La conformación de la Coordinadora Calixto Cabral es un paso adelante en este sentido y debemos fortalecerla”.

“Lugo es el primer responsable”

En cuanto a la responsabilidad del presidente Lugo, Villalba sentenció diciendo que “como presidente está al tanto y es el primer responsable. Demuestra suma incoherencia entre lo que prometió al pueblo y lo que está haciendo, sobre todo al sumarse a una receta neoliberal como esta. Yo soñé más de 50 años con una alternancia y ahora estoy desilusionado”.

Achucarro, por su parte, manifestó que Lugo “no honra su palabra, ha mentido y sigue mintiendo al pueblo, ha resultado todo en un engaño”. Leonardo Beraud, dirigente sindical de SEODINAC, manifestó a medios de prensa que “El Estado va a salir perdiendo lejos (…) no hay necesidad de entregarle la soberanía de los aeropuertos a ningún capital extranjero (…) Estamos en contra por motivos económicos, sociales e ideológicos. Sabemos que Lugo mintió a los trabajadores para subir a la presidencia y nos usó”.

El rol de las centrales sindicales y la izquierda luguista

Si bien el hecho de haber conformado la Coordinadora Antiprivatista Calixto Cabral es un logro importantísimo, no podemos dejar de señalar que tanto las centrales sindicales (CUT, CUT-A y CNT), como el Partido Comunista Paraguayo (PCP), el Partido Convergencia Popular Socialista (PCPS), y el Partido TEKOJOJA, directamente dejaron de asistir a las reuniones y a las actividades definidas, tales como volanteadas y asambleas realizadas en la DINAC. Nos preguntamos ¿Cuál es el motivo de estas organizaciones para debilitar este espacio tan necesario?

La cuestión es muy grave, no solo por el hecho de ser ésta una lucha estratégica sino porque en este momento los compañeros y compañeras de la DINAC, que resolvieron ir a una huelga, necesitan de toda la solidaridad y apoyo posibles.

La Coordinadora se creó para eso, para rodear de solidaridad activa esta lucha e impulsar acciones comunes, para tener más fuerza. Sin embargo, y juzgando por los hechos, ésta no parece ser la intención real de las centrales sindicales y los partidos citados, que, abierta o disimuladamente, siguen apoyando a Lugo y evitan confrontar directamente con sus proyectos. El caso de PCP es elocuente. Apenas consiguieron algunos cargos de relativa importancia en la Secretaría de Acción Social, desparecieron sin dar explicaciones.

El PCPS, partido del ministro Hugo Richer, sólo fue a una reunión. Un verdadero saludo a la bandera. En este momento, necesitamos ser serios, honestos y salir a luchar, no simples amagues o poses discursivas sin intención de concretar en acciones concretas.

CUT, CUT-A y CNT, una vergüenza

A nivel sindical, solo la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT) ha participado de todas las reuniones y acciones. La CUT, la CUT-A y la CNT, como es sabido, nunca tuvieron intenciones de movilizar nada ni a nadie. Rápidamente dejaron de participar de las reuniones y, a pesar de que varios sindicatos de la DINAC están asociados a ellas, ni siquiera aparecen en sus volanteadas y asambleas

¿Qué clase de dirigencia es esa que no acompaña la lucha de sus bases? ¿De qué sirve a los sindicatos de la DINAC seguir perteneciendo a esas cúpulas vacías y conscientemente desmovilizadoras?

Desde el PT, preocupados por esta situación, reiteramos nuestro llamado a todas las organizaciones sociales, sindicales, campesinas, populares, barriales, estudiantiles y todos los partidos que se reivindican de izquierda a fortalecer la Coordinadora Calixto Cabral, una mesa de unidad de acción, para enfrentar el proceso privatista que inició el gobierno y que tiene gran apoyo en el Congreso.

Es hora de reforzar una amplia y masiva campaña contra cualquier tipo de entrega de nuestra soberanía al sector privado y convocar a movilizaciones en defensa del patrimonio popular. Nuestra historia reciente nos demuestra que con unidad y firmeza es posible vencer y torcer el brazo al imperialismo y sus agentes locales.

rssfeed
Email Drucken Favoriten Twitter Facebook Myspace Digg Technorati blogger googleWebSzenario
 


Más artículos: ...