Recibir nuestro boletín electrónico

Campamento de Ruptura/FER: Tres días formando Revolucionarios PDF Imprimir Correo electrónico
PORTUGAL
Escrito por Ruptura/FER - Portugal   
Viernes 24 de Septiembre de 2010 15:19
Fue en el contexto de la llamada “reentrée” política que, durante los días 10, 11 y 12 de Septiembre, más de cuarenta jóvenes se trasladaron a Narazé para el Campamento de Jóvenes Revolucionarios, organizado por Ruptura/FER. 

Mientras tanto los partidos burgueses o de la izquierda parlamentaria, retoman la actividad política, después del verano, arrastran, con su aparato, a su militancia para eventos festivos en los que las bases escuchan hablar a los líderes como si fueran párrocos en las iglesias, nosotros optamos por un modelo diferente. No siendo nuestro objetivo el de escalar en las encuestas para conquistar espacio en el parlamento, ni el de promover candidatos presidenciales que, o no causan problemas al gobierno –como en el caso del PCP- o son directamente partidarios de él –como o BE-, sino el de formar militantes y cuadros que piensen por si mismos, que comprendan la realidad y que puedan venir a dirigir un proceso revolucionario, optamos por la formación, por el debate y por la crítica.

Así, durante tres días decenas de jóvenes estudiantes, trabajadores o desempleados, provenientes de Minho ao Algave, se concentraron en torno al tema “La crisis capitalista en Europa y el mundo”. Si la crisis actual es meramente financiera o si está  basada en la caída de la tasa de ganancia; si esta crisis va a durar o si su recuperación será célebre; cómo se transformó una crisis clásica en la crisis de la deuda que asola a Europa; cuál es el carácter de la UE, que administra la actual situación en el continente; qué luchas se dan hoy fuera de Europa; con qué programa se deben armar los revolucionarios para construir una salida a la crisis; estas y otras cuestiones fueron debatidas por todos sin excepción, pudiendo todos intervenir, cuestionar y hacer propuestas, sin verdades absolutas lanzadas a priori por líderes intocables como sucede entre el resto de la izquierda.

La discusión fue intercalada por momentos de convivencia, deportes y fiesta, pero la energía no faltó para el debate: todas las mañanas, a la hora marcada, todos estábamos listos para retomar el estudio. Al final no encontramos un grupo de activistas que repetía frases huecas de maestros teóricos o de camaradas mayores, sino una serie de camaradas, algunos muy jóvenes, que comenzaban a percibir que los desafíos que enfrentan en las universidades, en las empresas, en las escuelas, en los barrios, tienen un origen común – la necesidad de la burguesía de aumentar la explotación y en quemar capitales, para superar la crisis – y que la UE, no solo no es una institución democrática guardiana del Estado Social que nos vendieron, sino que es un instrumento en las manos de la burguesía continental para llevar adelante sus planes.

El esbozo de un programa revolucionario frente a la crisis, que aparte de una vez por todas, la utopía de la reforma de la UE, que socave el orden capitalista, que expropie los bancos y las empresas estratégicas, que disminuya el horario de trabajo sin bajar los salarios, para acabar con el flagelo del desempleo, que termine con las leyes xenofóbicas y legalice a todos los inmigrantes del continente, quedó en la cabeza de todos. Así como la certeza de que la burguesía europea nunca conseguirá – ni querrá - unir el continente y desarrollar sus impresionantes fuerzas productivas, y que esa es una tarea de la clase trabajadora y de los pueblos. Analizando el papel de las diversas direcciones políticas en el país y en el mundo, que ahora se unen a los partidos “socialistas” para con ellos gestionar el sistema, ahora amordazan a quienes luchan a través de las burocracias sindicales, percibimos también que la principal tarea de nuestra generación, que el capitalismo quiere condenar a una miseria extrema, es la de construir una fuerza política, revolucionaria e internacional, que pueda impulsar estas tareas gigantescas.

Y fue otro pequeño paso en este sentido que dimos durante siete días, sabiendo que no solo el debate continúa, pues la situación política y económica cambia todos los días y que las respuestas se forjan en la lucha, sino también que las tareas de los revolucionarios son inmensas y es para estar a su altura que nos juntamos para leer, debatir, estudiar, como hicimos estos días en Nazaré.

rssfeed
Email Drucken Favoriten Twitter Facebook Myspace Digg Technorati blogger googleWebSzenario
 


Más artículos: ...