Recibir nuestro boletín electrónico

El mini-estado palestino PDF Imprimir Correo electrónico
Revista CORREO INTERNACIONAL
Escrito por Gabriel Massa   
Viernes 10 de Junio de 2011 02:36
Artículo publicado en Correo Internacional (Nueva Época) nº 5

La posibilidad de que en setiembre la Asamblea General de la ONU de reconocimiento a un Estado Palestino independiente, asentado en Cisjordania y la Franja de Gaza, con capital en Jerusalén oriental, está despertando grandes expectativas en la población palestina y en quienes participan de la campaña mundial contra los atropellos de Israel.
 
Compartimos el reclamo del fin de todos los atropellos sionistas y de un estado en el que los palestinos puedan disfrutar de sus derechos. Y reconocemos en el martirizado pueblo palestino una vanguardia histórica de la revolución árabe.
 
Sin embargo, hay muchos elementos que confirman lo que venimos sosteniendo desde la LIT-CI: que esta salida a través de la ONU encierra una nueva trampa para desmovilizar al pueblo palestino.
 
La agencia Al-Jazeera y otras fuentes difundieron documentos a comienzos de este año en los que se evidenciaba que, para lograr el reconocimiento de un estado palestino independiente en Cisjordania y Gaza con capital en Jerusalén oriental bajo su control, Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, había aceptado condiciones tales como la permanencia de colonias israelíes que ocupan la mitad del territorio de Cisjordania, que el nuevo estado palestino no tenga fuerzas armadas propias y que en su territorio se estacione una fuerza militar de la OTAN.
 
Además los refugiados palestinos se verían obligados a renunciar definitivamente a su reclamo histórico de volver a las tierras que les fueron robadas por los sionistas cuando se constituyó el estado de Israel en 1948.
 
Como muestra de su buena fe, la Autoridad Palestina ha colaborado con la represión y el bloqueo a la Franja de Gaza controlada por Hamas.
Viendo la profundidad de la claudicación de la Autoridad Palestina, el gobierno de Obama ha presionado al gobierno de Netanyahu para que acepte el acuerdo, basado en las fronteras previas a la guerra de 1967.
 
Aún así, las autoridades israelíes se resisten al mismo, temiendo que tal actitud lleve al estallido de la actual coalición gobernante, que incluye a representantes de las organizaciones sionistas más recalcitrantes entre las que ocupan colonias en Cisjordania y que no están dispuestas a aceptar ninguna limitación a su expansión.
 
Frente a esto, el gobierno de la Autoridad Palestina con sede en Ramallah, Cisjordania, lanzó la ofensiva diplomática pidiendo el reconocimiento en la ONU para septiembre de 2011 de un nuevo “Estado Palestino Independiente”. Ya había logrado que varios países latinoamericanos, entre ellos Brasil y la Argentina anticiparan su reconocimiento.
 
Al respecto, Haidar Eid, profesor de literatura en la Universidad Al-Aqsa de Gaza y asesor de la Red Política Palestina y Al-Shabaka, escribió en un artículo titulado “¿Un hogar independiente o un bantustan disfrazado?” (publicado el 4 de mayo en el sitio online The Electronic Intifada). Allí resumía muy bien los motivos para rechazar esta propuesta:

“Una vez declarado, el futuro estado palestino ‘independiente’ ocupará menos del 20 por ciento de la Palestina histórica. Al crear un Bantustan y llamarlo un ‘estado viable’, Israel se deshará de la carga de 3,5 millones de palestinos. La AP gobernará sobre el máximo número de palestinos sobre el mínimo número de fragmentos de tierra, fragmentos que podemos llamar ‘El Estado de Palestina’. Este ‘estado’ será reconocido por decenas de países: los jefes tribales de los infames bantustanes de Sudáfrica deben sentirse muy envidiosos.

“Uno solo puede suponer que esta ‘independencia’ tan comentada y celebrada simplemente reforzará el mismo rol que la AP tuvo bajo los acuerdos de Oslo. A saber, adoptar medidas de policía y seguridad destinadas a reprimir los grupos de resistencia palestinos…
 
“Así como los acuerdos de Oslo significaron el fin de la resistencia popular y no violenta de la primera intifada, esta declaración de independencia tiene un objetivo similar, a saber, terminar con el creciente apoyo internacional por la causa palestina desde la ofensiva de Israel del invierno 2008-09 contra Gaza y su ataque contra la Flotilla por la Libertad de Gaza en mayo pasado. Pero no da a los palestinos una protección y seguridad mínima frente a futuros ataques y atrocidades de Israel. … De últimas lo que esta ‘declaración de independencia’ ofrece al pueblo palestino es un espejismo, un ‘hogar nacional independiente’ que es un bantustan disfrazado. Aunque es reconocido por tantos países amigos, no provee a los palestinos su libertad y liberación”.

rssfeed
Email Drucken Favoriten Twitter Facebook Myspace Digg Technorati blogger googleWebSzenario
 


Más artículos: ...